Cuadernos de verano: Marsella

Desde que puse un pie en Marsella, me enamoré. Marsella es una ciudad bohemia, que huele -literalmente, no es un recurso poético- a jabón y sal. En cualquier rincón hay pequeños expositores con jabones de colores y recuerdos hechos de conchas.

Catedral de Marsella
Catedral de Marsella

En la primera calle que tomamos bordeando la catedral, nos topamos con un concept store estilo boutique llamado Le Galhia NoirMe encantó la mezcla del espacio, la decoración y el concepto de tienda,-exposición-salón de té. Recomiendo una visita.

Le Galhia Noir concept store
Le Galhia Noir concept store

Paseando por una de las avenidas principales, donde los edificios son de estilo moderno, encontramos una pequeña heladería-cafetería pintada de color rosa que destaca entre los escasos escaparates de la zona financiera de la ciudad.

IMG_20140826_172706

Llegando al puerto viejo, en el centro turístico de Marsella, se divisa a lo lejos el santuario de Notre Dame de la Garde en lo alto de la colina. Para llegar a él, tomamos calles estrechas de casa bajas decoradas con flores siguiendo la estela de la playa y divisamos la isla de If, en cuyo castillo Alejandro Dumas ambientó “El conde de Montecristo”.

IMG_20140826_172313

Las vistas desde la colina son espectaculares. La costa azul es una verdadera belleza y no es de extrañar que la hayan escogido para vivir las mayores fortunas del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s